Scroll to top

Qué hacer después de una Auditoría SEO

Si tienes un sitio web o una tienda online, seguro que estás al día de los pasos más importantes de la auditoría SEO. Pero la cosa no termina ahí, de hecho, la auditoría SEO es solo el principio de las modificaciones que tendrás que implementar en tu web a partir de los datos de la auditoría. 

Qué es una auditoría SEO

Una auditoría SEO es un análisis del estado del posicionamiento en buscadores de tu website. Evaluará los aspectos internos y externos relacionados con el SEO, que puedan estar afectando negativamente a tu visibilidad en Google.

Es decir, va a tener en cuenta varias de las áreas clave del SEO (SEO Técnico, SEO On-Page, SEO Off-Page, Backlinks). La misión es detectar errores y nos ayuda a encontrar potenciales soluciones a esos problemas.

Para hacer estas auditorías normalmente te ayudarás de herramientas SEO que te aportarán análisis muy completos e informes más o menos complejos.

 

¿Qué hacer después de la auditoría SEO?

Sin embargo, la auditoría SEO no es más que el primer paso para mejorar tu posicionamiento. Después, tendrás que ponerte manos a la obra con toda esa información relevante que has obtenido del análisis.

Una vez realizado el análisis de tu página sigue estos 6 pasos para una máxima optimización de sus capacidades. De esta forma, asegurarás que tu tiempo e inversión den un rendimiento óptimo.

 

1- Haz una lista de puntos clave

Aunque en una auditoría ligera hacer este listado puede ser poco profundo, es muy importante intentar recopilar toda la información encontrada. Y con ella, crear un informe de hallazgos y posibles mejoras.
En en una auditoría detallada no deberían faltar:

  • Elementos SEO auditados.
  • Estado de dichos elementos
  • Recomendaciones de mejoras o correcciones.

 

2- Prioriza las acciones en base a su potencial impacto

Con el listado elaborado, puede entonces comenzar la planificación. Si es posible, con la persona que realizó el informe para poder comprender los datos y evaluar su importancia relativa.

Los elementos auditados se deben comparar con buenas prácticas, audiencia y filtros competitivos. Por lo tanto no todas las recomendaciones tendrán el mismo impacto. Es importante identificar cuáles son las de mayor relevancia.

Optimizar las meta-tags de título y descripción en la página principal es más relevante que la implementación de datos estructurados de esquema para la página de contacto .

3- Determinar los recursos necesarios

Una vez has priorizado las acciones haz una lista de recursos necesarios para llevar acabo las correcciones. Sólo cuando tengas claro cuáles son las necesidades de cada acción podrás determinar el tiempo, el presupuesto y los recursos necesarios para abordar cada elemento.

También es crucial conocer bien tus recursos. Puede que algunas acciones requieran todo un equipo externo fuera de tu presupuesto. Esta información es un nuevo filtro para volver a establecer las prioridades en función de tus capacidades.

 

4- Realiza un cronograma

Una vez determinadas las acciones y ordenadas por prioridad, llega el momento de planificar sobre el calendario. Programa las tareas y asigna a cada una de ellas los recursos necesarios.

Con toda la información recopilada podrás estimar el tiempo necesario para completar las acciones. Crea una línea de tiempo con hitos específicos, objetivos y ciclos de informes para medir el impacto del esfuerzo.

 

5. Crea un plan de acción posterior

Ya sólo queda un paso: poner en marcha el plan. La optimización SEO de una web requiere iniciativa. Es un compromiso a largo plazo que está impulsado por actividades a corto plazo y ejecución táctica.

No olvides que trabajar en grupo. Si las acciones a levar a cabo requieren trabajo en equipo, asegúrate de proporcionar toda la información necesaria para que el resultado sea el esperado.

 

6. Evalúa el éxito de la implementación

Una vez  implementadas las acciones, querrás saber en qué medida el esfuerzo ha sido rentable. Para ello, utiliza la lista creada en el primer paso y vincula las metas y expectativas a los resultados. A pesar de que el SEO no es una fuente de promesas, utilizando datos de referencia se pueden analizar las desviaciones.

Se puede incluso, aislar el cronograma del proyecto y ver dónde cambió la posición media del sitio, las impresiones y el tráfico conseguido  y las conversiones durante el tiempo de observación.

De esta forma, se podrán realizar un seguimiento detallado del impacto de las acciones y evaluar si realmente era tal y cómo se había esperado.

 

Fuente: https://hoymarketing.com

Publicaciones relacionadas